Progreso ausente

“Sueño con un mundo mejor”. Sí ya se, Suena un cliché de esos que dicen políticos y personajes religiosos, pero no podemos negarlo. Añoro que alguna vez algo cambie, porque realmente estas cosas mínimos que hace la sociedad realmente no bastan. Siento que no hay progreso.

Añoro por un segundo, ver a la humanidad que piense, o aunque sea que reflexione que es lo que ha hecho en los últimos años. Yo me incluyo, y lo admito. Pero esos fueron días pasados. Me arrepiento de haber estado soportando a aquellos que solo tenían objetivos a corto plazo. No pensaban en grande, sólo vivían la vida. Disfrutaban de cada momento que iba pasando sin tener disgusto alguno. Que boludo que soy al no pensar así, conformándome con las nimiedades, esperando que los cambios los hagan los demás. Pero no, la verdad es que no me arrepiento. Estoy contento de decir las cosas en la cara, sin resentimientos, sin filtros y sin una pizca de compasión. Muchos me odian por eso, pero la verdad es que lo ignoro. Como dice el dicho: mejor sólo que mal acompañado. Pero después de mucho analizarlo la verdad es que esas palabras no son ciertas. No hay que estar solo, no hay que vivir la vida sin aquellas personas que no tienen ideologías marcadas ni límites prefijados, porque sino ¿Cómo funcionaría el mundo? ¿Cómo podría existir una sociedad en la que a todos les importa el prójimo y su bienestar pero no a uno mismo ? Necesitamos de ellos, para poder entrar en un eterno y peligroso juego llamado progreso. Si todo fuera perfecto ya no habría objetivos, ya no habría causas a cumplir, todo sería inocuo. Pienso en aquellos que sueñan con mejorar todo y me parece perfecto, pero no que se satisfagan con pequeñas cosas cumplidas. Está bien, todos tenemos un ciclo, una fecha de expiración y no podemos hacerlo todo. Pero no me vengan a mí que con cambiar un solo aspecto puede haber satisfacción total.

La verdad es que no tengo ídolos, ni personas que me sirven de inspiración. Yo soy lo que soy, y quiero hacer las cosas porque yo quiero y me parecen acordes a lo que pienso. Si creo que pueden generarle un bien a la sociedad perfecto, pero si no es así no me voy a deprimir, no voy a llorar, no voy a ir a rezarle a ningún santo para que me perdone. Solo voy a reservarlo para mí, sin decírselo a nadie, como un placer íntimo. Pero tampoco voy a restregárselo en la cara a los demás solo para sentirme superior. Nada de eso.

El progreso es una utopía, un cuento que nos relatan de chicos para poder imaginar un futuro posible. Nada más va a hacer que nos movamos. No esperemos que ocurran los cambios mientras están sentados. Si hay algo que realmente te sentís parte participá, hacé,  fundá, unite, pero no te quedes ahí porque no va a ocurrir, o si ocurre no va a ser lo que vos querías.

Después no vengan a que yo no se los advertí, el progreso no está, sos vos.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s