El rincón oscuro

Salgo de la cama, tratando de superar esas descomunales ansias de quedarme allí. Todo lo que soñé se me ha olvidado y no tengo ganas de recordarlo. Bajo las escaleras y allí está con sus ojos color escarlata en medio de la penumbra que se escurre por la celosía. Estoy acostumbrado, todos los días está ahí mirándome, agazapado y preparado para atacar, pero nunca lo hace. Ya son cinco los años desde que se instaló en ese rincón, el más oscuro de toda la casa. Día y noche, sin moverse, solo mirándome fijamente; la realidad es que ya forma parte de mi vida, es como si necesitase de su compañía, a pesar de que me genere tanto terror su presencia. Es una simbiosis que nadie comprende.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s